jueves, 15 de enero de 2009

Deporte y ciclo menstrual

Son muchas las teorías y estudios realizados acerca de la influencia de la práctica deportiva en el ciclo menstrual, desde aquellas primeras a comienzos de siglo donde se difundía la idea de que el deporte no era bueno para la salud de la mujer hasta las actuales donde se ensalza el beneficio físico y psíquico de la actividad física, y a veces no se advierte de las repercusiones negativas que puede tener en algunas mujeres si se practica con mucha intensidad y en determinadas circunstancias.

Conviene tener claro los cambios que se producen en nuestro cuerpo durante el ciclo menstrual, la intensidad del deporte que se realice y la condición física de cada mujer en particular, para sacar algunas conclusiónes.
Ciclo menstrual. Estrógenos y progesterona
 
El ciclo menstrual comienza y esta regido por una serie de cambios hormonales, tanto los iniciados por la acción de las hormonas presentes en la sangre como los regidos por la acción de las hormonas que producen los ovarios, estrógenos y progesterona.

Los estrógenos son los responsables, entre otras cosas, del desarrollo del óvulo maduro en el ovario en cada ciclo menstrual. Uno de los estrógenos más importantes es el estradiol, que interviene en los cambios del cuerpo de la mujer y la maduración de los órganos femeninos en la pubertad, y de la iniciación del ciclo menstrual.
El descenso de estrógenos puede provocar cambios en el humor, irritabilidad y deprersión.
Además, los estrógenos influyen en el metabolismo de las grasas y el colesterol de la sangre, por lo que afectan a la hora de analizar el tipo de energía que requiere nuestro cuerpo para moverse con el ejercicio físico.

La progesterona, afecta principalmente en el desarrollo de las glándulas mamarias y es la responsable de los cambios que sufre el útero en cada ciclo para la posible implantación del óvulo fecundado.

El ciclo menstrual y la influencia de las hormonas queda reflejado en los siguientes gráficos:


Intensidad del ejercicio y condición física
 
La intensidad con la que se practique deporte es un factor a la hora de evaluar posibles causas de trastornos en el ciclo menstrual de la mujer.

Es difícil determinar cualitativamente que ejercicios son intensos y cuales no y elaborar una lista. Cada persona tiene unas capacidades y una condición física determinada y esto afecta de distinta forma en la práctica.
Pero sí está claramente diferenciado el deporte a nivel competitivo y profesional, que se realiza de manera intensa, con un entrenamiento específico y con mucha regularidad, y el deporte moderado, que se practica con mayor o menor asiduidad, para estar en forma y divertirse, donde el ciclo menstrual no tiene porque verse afectado.

Otro factor, además del estrés, que puede contribuir a alterar el funcionamiento de las hormonas femeninas, es el porcentaje de tejido graso de nuestro cuerpo. Sí no es el suficiente, el metabolismo de éstas se ve afectado y los ovarios no producen los estrógenos necesarios para que el recubrimiento del útero se desarrolle y se genere la hemorragia menstrual.

Por tanto, dietas severas y pérdidas de peso excesivas combinadas con una práctica deportiva intensa y sobretodo en edades infantiles o adolescentes, pueden dar lugar a perturbaciones en el ciclo menstrual como: oligomenorrea (prolongación del ciclo), amenorrea (interrupción o ausencia del ciclo) o retraso en la aparición de la primera menstruación.

Beneficios para nuestro ciclo

Los excesos no son buenos en la vida y con el deporte ocurre igual. Si se practica de forma moderada y equilibrada puede reportarnos muchos beneficios, y en lo que afecta al ciclo menstrual, al elevar la producción de endorfinas ayuda a elevar el umbral del dolor, y al aumentar la sudoración, ayuda contra la retención de líquidos, contribuyendo en definitiva a reducir los síntomas del síndrome premenstrual.

Cada mujer es un mundo, y cada cuerpo diferente, pero si sabemos escucharlo, nos dirá donde está el equilibrio y nos avisará cuando pasemos esos límites que pueden afectar a nuestra salud.

No te olvides de acudir a un/una especialista si salta alguna alarma. Mientras tanto, practica deporte disfrutando y come sano. Tus hormonas funcionarán estupendamente.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More